jump to navigation

¿Colombia, Ad Portas de un Boom Minero? September 27, 2008

Posted by jgarciaalvarez in Access to Capital, Colombia.
trackback

Alrededor del mundo, el sector minero creció exponencialmente en los últimos años. La minería se dinamizó debido al alza de los precios internacionales de los minerales y “commodities” y los grandes flujos de inversión de las empresas mineras internacionales.

En América Latina, la década de los 1990´s convirtió a la región en un destino interesante para las empresas mineras. Según estudios del Banco Mundial para el periodo 1990-1997, mientras la exploración minera a nivel mundial creció en un 90%, en América Latina lo hizo en un 400% y en el caso particular Peruano creció en un 2000%[1].

En Colombia, la inestabilidad y la percepción de riesgo, mantuvo al país casi como “observador” de todo este flujo de inversión extranjera que captaban países como Chile, México, Brasil y Perú. Sin embargo, a partir de 2003, los avances macroeconómicos y de percepción de seguridad, convirtieron a Colombia en un destino interesante para las empresas mineras.

La Asociación Nacional de Empresarios Colombianos (ANDI), demuestra gráficamente el crecimiento del los aportes de la minería al PIB Colombiano durante los últimos años. Igualmente, según un informe presentado por Fedesarrollo, en el 2006 la minería sin hidrocarburos aportó aproximadamente 2.8% del PIB y 21.3% de las exportaciones totales de Colombia[2].

Caso Perú: Ideas Principales

A comienzos de los 1990´s, Perú expidió una legislación minera que generó  estabilidad tributaria y cambiaria, promovió la modernización de la exploración y explotación de minerales, eliminó las restricciones a la propiedad extranjera en el sector y apoyó alternativas de financiamiento para la actividad exploratoria del subsuelo minero.

Años después, en el 2003, la minería contribuía algo menos del 6% del PIB y el 40% de las exportaciones totales del Perú. Actualmente, Perú cuenta con estrategias de punta para la formalización de la pequeña y mediana empresa minera, además de iniciativas orientadas a estimular el flujo de capital hacia el sector minero. Ver Bolsa de Valores de Lima es Primordialmente Minera.

Por ejemplo, Perú hoy tiene la mina de oro más grande de América Latina. La mina Yanacocha, ubicada al norte de la ciudad de Cajamarca, ha servido para impulsar el PIB de la región a una tasa de crecimiento económico promedio durante la década 1996-2006 de 9.3%, tres veces el promedio nacional Peruano[3].

Paralelamente, movimientos sociales cuestionan cómo este crecimiento económico se ha traducido en cambios en la calidad de vida para la población. Yanacocha ha transformado los medios de subsistencia de los pobladores locales, ha generado cambios en las relaciones sociales dentro de la comunidad y ha afectado el medio ambiente, debido a la lixiviación del oro con cianuro.

El Futuro Colombiano

En Mayo de 2006, la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) del Ministerio de Minas y Energía de Colombia, formuló el Plan Nacional para el Desarrollo Minero, Colombia País Minero año 2019. No será tarea fácil avanzar este plan considerando la recesión de la economía mundial. Requerirá de estrategias conjuntas entre inversionistas, academia y gobierno. Así lo plantea el XIV Congreso Colombiano de Minería, a llevarse a cabo en Medellín del 19 al 21 de Noviembre de 2008.

Destaco el trabajo a realizarse para mejorar la productividad y competitividad de la técnica de exploración y explotación minera. Alternativas innovadoras de financiamiento ayudarían a promover a empresas junior mineras dedicadas a la actividad exploratoria del subsuelo minero colombiano. Similarmente, debido a que las pymes mineras Colombianas tienen un 58% de los títulos de exploración y explotación minera en Colombia, se hace fundamental impulsar herramientas de gestión para conocer mejor los retos y oportunidades que enfrenta la minería a menor escala.

Hago especial énfasis en el trabajo por hacer con comunidades y movimientos sociales. Ellos son actores claves del desarrollo territorial que se dé en zonas mineras. Los cambios inducidos por la actividad minera deben ser ampliamente armonizados, comprendidos y aceptados por la población local. De lo contrario, surgirán grandes debates públicos sobre el costo social y ambiental de la actividad minera frente al desarrollo económico que genere.


[1] Bebbington, Anthony. “Minería, movimientos sociales y respuestas campesinas”, Instituto de Estudios Peruanos, Mayo 2007.

[2] Fedesarrollo, “La Minería en Colombia: Impacto Socioeconómico y Fiscal”, Abril 2008.

[3] Bebbington, Anthony. “Minería, movimientos sociales y respuestas campesinas”, Instituto de Estudios Peruanos, Mayo 2007.

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: